“El Pais” se suma a ataques contra Kate del Castillo

La actriz mexicana Kate del Castillo (Cortesía Telemundo)
La actriz mexicana Kate del Castillo
(Cortesía Telemundo)
El periódico español El Pais se sumó a la larga lista de medios que buscan linchar públicamente a la actriz mexicana Kate del Castillo por su encuentro con el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán en 2015 y cuyas repercusiones aún se sienten.
La nota, firmada por Jan Martínez Ahrens, se basa en un escrito de la propia actriz publicado en la revista Proceso, de México. En ese texto, del Castillo explica, de manera personal, su relación con el traficante sinaloense. Ahrens/El Pais toma frases de ese artículo y le agrega adjetivos y comentarios despectivos, burlones y corrosivos.
“El relato de la actriz mexicana Kate del Castillo, publicado este domingo en la revista Proceso (titulado “Kate del Castillo: El día que conocí a Guzmán Loera”,), sobre su relación y encuentro con el líder del cártel de Sinaloa es un viaje en rosa profundo. Una almibarada sucesión de recuerdos, sensaciones y efusiones líricas que obvian, al igual que hizo su camarada de periplo Sean Penn, el lado oscuro de la bestia” (Las itálicas son mías, ES)
Obviamente, de objetivad esta nota no tiene nada, y eso que la cita corresponde solamente al primer párrafo!
Cuál es el valor periodístico de un artículo de esta clase? Ninguno. El objetivo? Muy claro: agregar un ataque más contra del Castillo para desprestigiarla, uniéndose así a la larga lista de medios conservadores que lo han hecho y lo siguen haciendo.
Pero, porqué tanto alboroto respecto al encuentro Chapo-Kate del Castillo?
Según la nota de El Pais, al igual que la de muchos otros medios similares, es condenable que ella se entrevistara con un narcotraficante responsable de “asesinatos en masa, la tortura de policías y sicarios, la aberración criminal en el que se hundió Ciudad Juárez y gran parte de México por la codicia de Joaquín Guzmán Loera”.
Esto nadie lo duda, sin embargo no es un crimen que un periodista quiera entrevistar a un narcotraficante, o a un asesino. Hace años, el fundador de la revista Proceso, Julio García Scherer (1927-2015), entrevistó al narcotraficante Ismael “El Mayo” Zambada. Al recibir críticas, el periodista contestó “Si el diablo me ofrece una entrevista, ahora mismo voy al infierno!”
Claro, Scherer era hombre y periodista, y del Castillo no. Es mujer y actriz. Pero aparentemente, según ella misma declara, también tenía un interés profesional: el de hacer una película sobre “El Chapo”.
Si un periodista tiene la oportunidad de entrevistar a un delincuente, como parte de un proyecto profesional, no veo porqué no hacerlo. Y lo mismo podría decirse de un actor o actriz. Obviamente, muchos tendrán objeciones morales, “no es decente entrevistar a una persona que ha hecho mal”, etc. Pero si este principio moral nos va a determinar a quién entrevistar, entonces tampoco podríamos entrevistar quizá a más de la mitad de los politicos, empresarios, sacerdotes y policías.
A mi entender, y no estoy descubriendo nada porque ya otros lo han dicho, este es un caso de doble moral.
Al poder y sus medios le cae mal que del Castillo, siendo mujer, se “voló la barda” reuniéndose clandestinamente con “El Chapo” Guzmán cuando éste estaba prófugo y el aparato de las fuerzas armadas mexicanas, dirigidas por la DEA, no podían encontrarlo. Pero ella si.
El gobierno de Peña Nieto no pudo digerir semejante humillación y decidió atacar a del Castillo, incluso entregando a la prensa supuestos mensajes intercambiados por el narcotraficante y la actriz. Luego citándola a declarar, lo que en México puede significar arresto por tiempo indeterminado. Esto, en un país donde no existe la justicia independiente, puede resultar trágico. Es cierto que en casi ningún país del mundo existe una justicia no politizada, totalmente independiente y justa, pero en México la corrupción judicial —y social— llega a límites indescriptibles.
Kate del Castillo
Kate del Castillo
Agreguemos, de paso, que el actual gobierno mexicano no puede resolver casos de extrema gravedad, como el de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, o los casos de abusos a los derechos humanos denunciados por serias instituciones internacionales, pero sí tiene tiempo, mucho tiempo, para atacar a una actriz que se atrevió a criticar primero a ese gobierno y después a encontrarse clandestinamente con un prófugo al que buscaban cientos de policías y militares.
A esta altura del artículo, creo es necesario decir que nunca fui fan de del Castillo ni de sus telenovelas, aunque vi varios capítulos de “La Reina del Sur”. Sin embargo, la actitud del gobierno mexicano respecto a ella, su intención de castigarla por haberlo criticado y humillado —aunque esta no fuera su intención— con la mencionada reunión clandestina, me resulta indignante e inmoral.
Tanto como la actitud de los medios aliados no quizá al gobierno mexicano pero si defensores del status quo social, por lo que atacan a del Castillo con argumentos prestados, reciclados y semi-digeridos por el gobierno, pretendiendo usar su propia “creatividad” y “objetividad” periodística.
En otras palabras, se presentan desde el altar de la moralidad para criticar a una mujer y actriz que hizo lo que hizo e irritó al poder. Y eso es lo que defienden periódicos como El Pais y similares: el poder establecido, aunque sea establecido por medio de corrupción.
Del Castillo es suficientemente grandecita como para defenderse sola —y lo esta haciendo, para malestar del gobierno mexicano. Mi mayor molestia, como periodista, es la hipocresía de algunos medios de comunicación.
Después de todo, si del Castillo se alegró por la fuga de “El Chapo”, como dicen, ¿no se alegraron también miles de mexicanos? Y no solo por la imagen romántica respecto al narcotraficante, sino más bien por la humillación sufrida por el gobierno al que millones detestan por corrupto, y porque la fuga en sí misma fue un caso escandaloso de corrupción.
Del Castillo le dio una mayor dimensión a esta fuga, exponiendo más aún los niveles de corrupción en México. Otro motivo más para que quieran hacerla callar. Con la ayuda de El Pais y similares.
Pero estoy seguro que ella no se va a doblegar. Pero eso… Creo que me estoy convirtiendo en su fan!

Leave a Reply