Skip to content

Porqué los Republicanos quieren cerrar el gobierno

El presidente de la bancada
Republicana en la Cámara
de Diputados, John Boehner
(Cortesía www.boehner.house.gov)

Los Republicanos de la Cámara de Diputados aprobaron el viernes 20 de septiembre una propuesta que eliminaría fondos para la implementación de la ley conocida como Obamacare, o Acta del Cuidado Aceesible de Salud (AHCA, por sus siglas en ingles)

La votación fue por 230 votos contra 189, siguiendo la linea partidista. Solo un Republicano votó en contra mientras que dos Demócratas apoyaron la propuesta.

Esta propuesta producirá el “cierre” del gobierno federal a partir del 1 de octubre. Porqué? La propuesta no sera tenida en cuenta por el Senado, o sea que no se convertirá en ley, y los conservadores lo saben. Incluso la Casa Blanca afirmó que si pasara el Senado, la vetaría.

Entonces, qué buscan los Republicanos? El “cierre” del gobierno y la confrontación con la Cada Blanca.

Como los diputados y senadores no se pondrán de acuerdo, entonces a partir del 1 de octubre no habrá presupuesto aprobado, lo que significa el “cierre” del gobierno.

Quiere decir que no habrá dinero para sueldos, gastos, etc. Por lo tanto, miles de burocratas podrán quedarse en casa y aquellas empresas que tienen contratos no recibiran dinero hasta que ambas cámaras se pongan de acuerdo y decidan poner en funcionamiento otra vez la rueda de la burocracia —y del dinero. Porque esto también significa que Estados Unidos no pagará deudas en el extranjero, afectando a empresas y gobiernos del mundo.

Porqué esta confrontación? Los Republicanos solo controlan una de las dos camaras del Congreso y sufrieron una fuerte derrota electoral en 2012 cuando el presidente Obama fue reelegido. Entonces realizaron que no tienen simpatías entre el electorado latino ni entre los jovenes.

La mayor tarea de los Republicanos es, entonces, boicotear todo lo que venga de la casa Blanca o del Senado, básicamente para lograr concesiones y exponer a la Casa Blanca como inoperante.

Un ejemplo muy claro: se niegan a discutir la propuesta de reforma migratoria aprobada por el Senado, presentando propuestas que buscan tratar aspectos individuales del complejo asunto migratorio. Pero nada en conjunto ni serio.

Como no saben cómo actuar, buscan postergar, atrasar el debate migratorio —obviamente sus ideas no están de acuerdo con la propuesta del Senado, que es mas bien una propuesta lejos de ser buena.

Pero si lo que generó el Senado en el terreno de la reforma migratoria es, si me permiten la expresión, una porquería que dejaría a millones de personas afuera, lo que sugieren los Republicanos es aún más negativo.

Pero en lugar de escribirlo, transformarlo en una propuesta de ley, prefieren las tácticas que estamos presenciando. En pocas palabras, no quieren mostrarse totalmente para no recibir más críticas y rechazos.

Pero, para suerte de los conservadores, el conflicto con Siria y ahora el tema del Obamacare le permiten esconderse y fingirse ocupados y preocupados por “el bienestar de los estadounidenses”, según dicen a los cuatro vientos.

Desde que el presidente Obama presentó su idea de reforma de salud, los conservadores se opusieron ferozmente, acusándola hasta de ser una ley “comunista”.

La vieja acusación de comunismo ya no funciona y solo demuestra el atraso politico-ideológico del discurso conservador.

Digamos rápidamente que la reforma de salud se está empezando a implementar lentamente y no tiene nada de revolucionaria: obliga a todas las personas a tener un seguro de salud. Aquellos que no lo tengan por medio de sus empleos, tendrán que comprarlo. Lo unico diferente es que quienes son de bajos recursos económicos podrán comprar seguro médico a precio accessible. Pero la ley no toca a las empresas aseguradoras ni permite a los indocumentados el acceso al plan —pueden comprar seguro médico por su lado, al precio que las aseguradoras quieran.

En fin, el Obamacare es una reforma de salud que no deja de ser tibia y discriminatoria para muchos trabajadores inmigrantes. Es atacada por los conservadores simplemente porque Obama la implentó, robándole crédito politico.

Y para un partido politico en desventaja, es un hueso duro de roer. Por eso no quiere avanzar en la reforma migratoria: para evitar que el crédito no sea para ellos, para no verse obligados, orillados a discutir dicha propuesta.

Muchas organizaciones piden y piden que escribamos a nuestros congresistas para convencerlos. Pero es una pérdida de tiempo. Mientras no haya una seria y profunda participación política de la comunidad, solo seremos espectadores.

Para beneficio de los politicos que juegan a legislar a nuestro nombre.

 

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.