Skip to content

Latino nominado a la Corte Suprema de California, ¿De qué nos sirve?

El Dr. Mariano-Florentino Cuéllar,
profesor de leyes y nominado
a la Corte Suprema de California
(Cortesía Oficina del Gobernador)

Cada vez que una persona de origen latino (o hispano, o como se le quiera llamar) se destaca en cualquier nivel social decimos que es un orgullo para todos nosotros y agregamos que esa persona es un modelo a seguir.

Esta fórmula tiene tiempo y creo que su popularidad se remonta a los 60s, cuando el movimiento de los derechos civiles —que para los latinos se llamó Movimiento Chicano, entre otros nombres— buscaba latinos destacados, modelos, héroes sociales. Todo candidato latino recibía el apoyo de la comunidad, no importaban los detalles.

Eran tiempos difíciles, pero al mismo tiempo fáciles. Porque si bien el racismo era más agresivo que ahora, los hispanos apoyaban a casi cualquier latino que buscaba un puesto electoral. Tenía sentido, porque a su vez casi todos los candidatos latinos de entonces apoyaban la llamada “agenda latina”. Además, había que sumar porque había muy pocos hispanos en puestos de poder, sea político o social.

Pero actualmente las cosas son un poco más complicadas. La agenda latina (impulsar el bienestar de la comunidad, educación bilingüe, reforma migratoria, etc) ya casi no cuenta, lo que se logró en los 60s y 70s nos lo quitaron, como la educación bilingüe y acción afirmativa. Hay latinos muy conservadores que no se interesan por esa agenda, mientras que hay blancos o negros que si la apoyan.

Entonces, cómo saber a qué latino apoyamos? Más aún, de qué nos sirve que un latino llegue a un puesto importante? Lo apoyamos porque es latino o por sus ideales?O sea, tenemos dos aspectos: el emocional (nos identificamos con una persona por su raza) y el de la conciencia (nos identificamos o rechazamos a una persona por sus pensamientos y acciones sociales). Estos dos elementos no siempre van juntos.

Estas preguntas me las formulé cuando lei que el Dr. Mariano-Florentino Cuéllar fue nominado como juez de la Suprema Corte de Justicia de California. La nominación fue realizada por el gobernador del estado, Jerry Brown. Cuéllar recibió la más alta calificación de la comisión respectiva y ahora solo queda que sea confirmado por los votantes el 4 de noviembre. Y si no hay contratiempos —no tiene oposición y su candidatura no ha sido criticada— el nuevo juez entrará en funciones en enero del 2015.

El abogado Cuéllar es profesor de leyes en la Universidad de Stanford, California. Estudió en las escuelas más prestigiosas de EE.UU., como Harvard and Yale y aportó sus conocimientos legales a dos administraciones, la de Bill Clinton y la de Obama.

O sea, no es cualquier maestrito!

 

Impacto político

Cuál es el impacto de esta nominación? Para los que se interesan por la cuestión racial, aquí vamos: Cuéllar sería el tercer latino en llegar a la Corte Suprema y el primer hispano nacido en el extranjero (Matamoros, México, 1972). Buenos motivos para sentir orgullo.

Pero en el aspecto político es donde debemos concentrarnos ya que este nombramiento ayudaría a romper el peso conservador de la Corte Suprema del estado —entre otras cosas, el Dr. Cuéllar está registrado como Demócrata. De los siete jueces, el gobernador Brown ya nombró a dos (Cuéllar es el segundo) y deberá nombrar a un tercero. De esta manera, el dominio de los jueces conservadores, nombrados por los gobernadores Republicanos George Deukmejian y Pete Wilson, quedaría superado gracias a un cuarto juez considerado “liberal”.

Torcer la balanza de un lado o del otro en las cortes supremas es el interés de los gobernadores y presidentes. Los fallos de una corte suprema estatal influye en cada corte menor de este estado. Ni se diga en la Corte Suprema del país, donde la mayoría conservadora actual sigue causando estragos en la práctica democrática de nuestra sociedad. Recordemos el fallo reciente en que le otorgan a las corporaciones el estatus de “persona” cuando se trata de donaciones a campañas políticas, lo que generó duras críticas ya que de esta manera las empresas podrán seguir aportando dinero sin límite a sus candidatos, que en general son conservadores y contribuyen a mantener el estado de desigualdad económica y social.

En California, la llegada del Dr. Cuéllar a la Corte estatal es una buena noticia ya que su pensamiento social lo aleja del conservadurismo presente en la mayor parte de la sociedad y de las instituciones. Ese pensamiento retrógrado postergó lo impostergable en casos como los derechos de los gays, aunque se reivindicó más recientemente. Una corte más abierta ideológicamente es una garantía de que no padeceremos otra vez propuestas descabelladas como la Proposición 187.

Para mí, esto es lo más destacable del ascenso del Dr. Cuéllar. Su raza le agrega un componente emocional importante. Es uno de “los nuestros” y, claro está, modelo para los jóvenes latinos —y quizá de otros orígenes— que sueñan con superarse y contribuir a mejorar las condiciones de las comunidades inmigrantes y postergadas de esta sociedad.

 

Recuperar terreno perdido

Y como esta situación está agravándose —los niveles de pobreza aumentan a pasado agigantados—, esperamos que el aporte de Cuéllar ayude a la Corte Suprema a mantener y recuperar las oportunidades para nuestros hijos en materia de educación y empleos, ya que incluso en estos terrenos lo ganado en el pasado se ha perdido ante el avance conservador y su despreciable política de mantener y hacer crecer la distancia entre ricos y pobres, lo que conlleva a un sinnúmero de diferencias aleatorias, como el limitar el voto de los sectores sociales más marginados.

Pero no todo debe recaer en él y otros jueces o políticos. En realidad, nos corresponde a todos el concientizarnos y generar cambios sociales positivos.

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.