Skip to content

Inmigración: Obama no utilizará ordenes ejecutivas hasta después de las elecciones.

Miles de inmigrantes marchando por las calles de Los Angeles en favor de una reforma migratoria. Los Angeles, Marzo 2006 (Foto: Eduardo Stanley)

Miles de inmigrantes marchando
por las calles de Los Angeles
en favor de una reforma migratoria.
Los Angeles, Marzo 2006
(Foto: Eduardo Stanley)

El pasado 6 de septiembre se informó que el presidente Obama no utilizaría órdenes ejecutivas para resolver parte del problema migratorio hasta después de las elecciones de noviembre, lo que enfureció a decenas de activistas en todo el país.

Y tienen razón porque el presidente nos hizo creer que esta vez sí lo haría. Primero amenazó y después explicó sus intenciones debido a la parálisis política de los Republicanos con respecto al tema migratorio.

Pero los días iban pasando y Obama no entraba en acción. Después nos dimos cuenta de que estaba ocupado planeando el próximo bombardeo —Me pregunto, queda algún país que no haya sido bombardeado por EE.UU.? Hummmm… Belize? Pero igual esperábamos algo, después de tantas promesas!

Finalmente llegó la acción! Y consiste en que no habrá acción!Escuché bien? Qué está pasando? Al final ganaron los Republicanos? O es que algunos Demócratas tienen miedo de perder las elecciones de noviembre y le pidieron al presidente que se espere? Esta última parece ser la causa más cierta.

Y hay más, según algunos reportes de prensa, Obama estaría bajo presión de algunos altos funcionarios de su partido para que deje de lado de manera permanente el tema migratorio, porque de lo contrario podría costarle muy caro en las próximas elecciones (http://www.theguardian.com/world/2014/sep/05/obama-pressure-democrats-abandon-immigration-reform).

Una cosa está muy clara: los Republicanos hicieron un gran trabajo durante los últimos años agitando negativamente el tema migratorio. Los anti-inmigrantes no dejaron de marchar, de escribir cartas a los periódicos y congresistas expresando su total y fanática oposición a otorgarle “amnistía” a los “ilegales”. Y durante estos últimos años ésta ha sido la principal actividad política de los Republicanos.

Me pregunto, no sería magnífico ser diputado Republicano? Ni siquiera necesitas pensar! Ellos lo hacen por ti y solo tienes que cobrar tu cheque.

En cambio, los Demócratas la tienen difícil. Es que cumplir lo prometido parece algo muy complicado hoy día.

Pero hay otro elemento en esta ecuación: los propios inmigrantes. Dónde están? Porque este no es solamente un asunto latino. Hay muchos otros inmigrantes de países no latinos que carecen de residencia legal.

Aunque considerando que los latinos son el mayor grupo entre los indocumentados y que los latinos aseguran que el apoyo electoral a Obama en 2012 merece una compensación, es común considerar como de interés latino casi todo lo relacionado con inmigración.

Los Demócratas se jactan del apoyo latino a nivel nacional. Van detrás nuestro cada vez que hay elecciones y nosotros cumplimos mansamente. Y aún así, no dudan en pedirle a Obama que se olvide de la reforma migratoria!

Esto me suena a traición, no creen? Si, a pura traición. Y tenemos que hacer algo al respecto.

Las opciones son limitadas porque no existe una organización de base de inmigrantes. Las organizaciones latinas o pro-inmigrantes de Washington, D.C. —como El Concilio Nacional de la Raza— no representan los intereses de los inmigrantes. Por el contrario, están muy pegaditas al dinero de las corporaciones y de sus intereses.

Uno se pregunta, con todo el crecimiento de la población hispana (o latina), el aumento de su poder adquisitivo y de su mayor participación política, dónde está realmente nuestro poder? Dónde están nuestros influyentes “modelos” latinos?Tenemos un miembro en el gabinete, Julian Castro, Secretario de Desarrollo Urbano y de Vivienda. Pero más importante aún, tenemos a la Directora de Política Interior de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, ex representante del Concilio de la Raza —Sorpresa?

Qué verguenza! La Directora de Política Interior de la Casa Blanca no es capaz de cabildear sobre temas latinos? Ironicamente, “el presidente Barack Obama nombrará a Cecilia Muñoz como enlace de la administración con la comunidad latina”, escribía www.politico.com en enero 2012 sobre el nombramiento de Muñoz (http://www.politico.com/news/stories/0112/71289.html).

Hoy, ese anuncio suena a broma de mal gusto.

Porque ahora sabemos que Muñoz no tiene influencia, o no está interesada en presentar los temas de interés latino —siendo inmigración uno de los más importantes—, o no tiene la capacidad para articular al menos parte de la agenda latina o un mensaje coherente. Y por cierto, recordemos que la administración Obama tiene un récord histórico de deportaciones.

Con amigos como Muñoz… Quién necesita enemigos?

Pero regresando al tema de la falta de organización. Los inmigrantes pagaron muy caro el no haberse organizado durante las marchas del 2006 y 2007 —o poco después. Esto permitió que las mencionadas organizaciones de Washington, D.C. se presentaran como sus representantes, para gusto de los políticos.

Debido a esto, los inmigrantes no pudieron elaborar su agenda, crear alianzas y cabildear al Congreso y a aquellos cercanos al poder. Peor aún, se dividieron, debilitando al movimiento. No hemos aprendido lo suficiente de esa experiencia, pero podemos hacerlo ahora si nos organizamos, si nos comprometemos con una agenda y si nos armamos de mucha paciencia. Es que cuando un movimiento entra al “mainstream”, este lo absorbe, lo devora, haciéndole perder energía y hasta perspectiva. Aún así, una organización de base inmigrante pudo haber negociado algo más que una vaga promesa de Obama de arreglar el tema migratorio.

Lo que salvó el “prestigio” de Obama temporalmente fue la excusa de que los Republicanos se oponen a cualquier cosa que huela a reforma migratoria, lo que es totalmente cierto. Pero ahora se quedó sin excusas ya que son lo propios Demócratas los que se oponen, argumentando que tendría un alto costo político para el partido.

Una cosa es cierta: los Republicanos no nos quieren y los Demócratas nos quieren solamente el día de elecciones —siempre y cuando no pidamos nada a cambio!

Aunque no soy muy optimista sobre una posible organización de inmigrantes, puedo al menos proponer algo: en la próxima elección presidencial, no vote por presidente. Deje este casillero sin marcar. Vote por sus candidatos locales y, en California, no se olvide de las Proposiciones! Pero deje en blanco el casillero de los candidatos presidenciales.

Porque después de todo, de qué nos sirve?

Hasta que exista una verdadera opción no podemos seguir manteniendo las ambiciones electorales Demócratas mientras nos siguen traicionando.

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.