Skip to content

El agua se a-gota, y el Valle Central busca alternativas

Debido a la sequía, los agricultores perforan cada vez más pozos, consumiendo así gran parte del agua subterránea. (Foto: Eduardo Stanley)

Debido a la sequía, los agricultores
perforan cada vez más pozos,
consumiendo así gran parte
del agua subterránea.
(Foto: Eduardo Stanley)

En el Valle Central de California, principal productor agrícola del pais, el agua escasea. La sequía que azota al estado desde hace ya cuatro años, el bajo nivel de nieve en las montañas cercanas y la cada vez más reducida reserva de agua subterránea completan un cuadro preocupante para la economía y los residentes.

El tema del agua no es fácil de entender ya que existen distintos proyectos y programas, contratos existentes que benefician a algunos y dejan sin nada a otros, además de una infraestructura obsoleta o inexistente que impide conservar el agua.

La situación

En la zona sur del Valle, llamado Valle de San Joaquín (la parte norte es el Valle de Sacramento), la situación es más grave. En las montañas cercanas —Sierra Nevada—, solo cayó un 20 por ciento de la nieve habitual. La nieve derretida provee la mitad del agua necesaria para irrigación durante el verano.

El año pasado, el condado de Fresno perdió dos billones de dólares en producción agrícola por la disminución de hectáreas dedicadas a cultivos. Decenas de agricultores dejaron de sembrar ante la falta de agua. Aunque muchos buscan agua en las tapas subterráneas, aquí también el agua ya escasea y perforar norias a mayor profundidad implica un considerable aumento del costo de producción.

El gobierno federal no autorizó la distribución de agua administrada por el Central Valley Project, afectando a cientos de agricultores y trabajadores. Esto ocurre por segundo año consecutivo.

El agua en cuestión proviene del lago Millerton, a pocas millas de Fresno. Debido a la sequía, la cantidad de agua disponible en el lago y la represa del mismo nombre, es escasa. Parte del agua disponible será distribuida a agricultores que tienen contratos con el gobierno federal, algunos desde hace casi 100 años.

La otra fuente de agua para riego en esta zona es el canal que trae el líquido desde el Delta de los ríos Sacramento y San Joaquín, ubicado en las cercanías de Stockton. Aunque esta fuente es más estable, la cantidad de agua distribuida está limitada, entre otras razones, por leyes ambientalistas que los agricultores critican sin cesar.

Fresno toma iniciativa

Desde hace años, en varias ciudades del Valle Central se discuten alternativas para conservar agua y mantener sus reservas a buen nivel.

En este sentido, Fresno tomó la decisión de hacer algo y el proyecto, llamado “Recharge Fresno”, incluye la ampliación de la planta de tratamiento de agua ubicada en el nordeste de la ciudad, modernización del sistema de tuberías por donde el agua es llevada a dicha planta y luego distribuida, construcción de una nueva planta de tratamiento de agua en el sur de Fresno, construcción de tanques para conservación de agua y rellenado de las tapas subterráneas de agua, almacenando así agua que podrá ser usada en casos de emergencia.

El abuso de recurrir a las napas subterráneas están agotando las reservas de agua y creando problemas adicionales como hundimiento del suelo y aumento del costo de productos agrícolas.

Recharge Fresno tiene un costo estimado de $429 millones de dólares. Los residentes de la ciudad verían así aumentar sus cuentas mensuales, algo que creó malestar en la población.

Sin embargo, la alcaldesa de Fresno, Ashley Swearengin, de 42 años, quien tiene aspiraciones políticas a nivel estatal (fue candidata Republicana en 2014 a la Controladuría de California y perdió ante Betty Yee) no podía dejar pasar esta oportunidad de consolidar su nombre en el mapa político de California.

El proyecto inicial fue modificado teniendo en cuenta las críticas recibidas, tanto del público como de expertos, y el proyecto final fue aprobado por 6-1 votos el jueves 26 de febrero. Sin duda esta decisión puede considerarse histórica no solo para Fresno sino para el Valle Central, donde la mayoría de las ciudades padecen serios problemas por falta de agua.

Un aspecto fundamental del proyecto pudo concretarse gracias al apoyo político del gobierno de California, incluyendo el diputado estatal Henry T. Perea (Demócrata, distrito 31), quien fue rival de Swearengin cuando ambos compitieron por la alcaldía de Fresno en 2008.

Financiamiento

Este aspecto consiste en préstamos a bajo interés prometidos por el estado lo cual permitirá no solo impulsar las obras sino también subsidiar a residentes de bajos recursos para enfrentar el aumento del pago del servicio.

Los préstamos alcanzan por ahora $165 millones y quizá podría ser más, lo que demuestra la buena predisposición del estado respecto al proyecto. Y algo más.

Es que la alcandesa Swearengin es del agrado de los Demócratas en Sacramento. Ella rompió filas con el conservadurismo extremo del Partido Republicano y además de flexibilizar su postura ante la comunidad gay, ella apoya la construcción del tren rápido y hasta participó en una reciente ceremonia inaugural en Fresno, encabezada por el gobernador Jerry Brown.

Swearengin expuso una astucia y habilidad política desconocidas hasta ahora.

Las negociaciones internas para lograr apoyo a su proyecto Recharge Fresno y la obtención de préstamos estatales lo demuestran.

Pequeño ejemplo de “bipartidismo” práctico que favorecerá a una comunidad habitualmente olvidada y castigada por la mediocridad de los políticos.

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.