Skip to content

Teatro de inmigrantes y sobre inmigrantes

Brenda Ordaz ("Carmen") durante su actuación en el Parque de la Corte,  en Madera, California (Foto: Eduardo Stanley)

Brenda Ordaz (“Carmen”)
durante su actuación en el
Parque de la Corte,
en Madera, California
(Foto: Eduardo Stanley)

En EE.UU. no es extraño que grupos de inmigrantes intenten presentar obras de teatro que tratan de sus países de origen o de la nueva vida en su nueva sociedad.

Sin embargo, es poco usual que esto ocurra en una comunidad rural, donde las falencias y carencias culturales son alarmantes, gracias en parte a la indiferencia de las autoridades —matizado con racismo— que impide el desarrollo y expresión cultural de los grupos sociales más marginados. Y los inmigrantes latinos son uno de estos grupos.

Por eso es doblemente meritorio el esfuerzo realizado por un grupo de jóvenes de Madera, California, quienes el pasado domingo 3 de mayo presentaron “La Historia de un Inmigrante Zapoteco”.

Escena de la obra "La Historia de un Inmigrante Zapoteco", Madera, California. (Foto: Eduardo Stanley)

Escena de la obra
“La Historia de un Inmigrante Zapoteco”,
Madera, California.
(Foto: Eduardo Stanley)

Como su nombre lo indica, se trata de la historia de un inmigrante de origen indígena, del estado de Oaxaca, México. Los Zapotecos son una de las 16 étnias reconocidas en ese estado.

La preparación de esta obra tiene su propia historia.

Todo empezó con la puesta en marcha de un programa de becarios por parte del Instituto Pan Valley, de Fresno (PVI), mismo que pertenece a la organización nacional American Friends Service Committee. El programa, Tamejavi Cultural Organizing Fellowship, o TCOFP, beneficia a 10 personas de origen inmigrante que durante 18 meses se entrenan y luego preparan un evento final donde exponen aspectos de sus comunidades —sus aportes, tradiciones o historias. Este proceso es un aprendizaje de liderazgo cultural. Los becarios reciben apoyo de producción para su evento.

La obra representa parte de la vida de pobladores de Oaxaca que deben migrar para ayudar a sus familias. (Foto: Eduardo Stanley)

La obra representa parte
de la vida de pobladores de Oaxaca
que deben migrar para ayudar
a sus familias.
(Foto: Eduardo Stanley)

En 2013, un becario de origen zapoteco, Juan Santiago, integrante de la primera generación de becarios, presentó la obra “Fandango Zapoteco: Un Teatro del Pueblo para el Pueblo”.

En esta obra, escrita por Santiago, se recrea una boda en Coatecas Altas, un pueblo zapoteco de Oaxaca. Allí es donde los jóvenes Elena y Felipe se casan.

En 2015, una becaria de la segunda generación del proyecto, Brenda Ordaz, nos presenta la continuación de Fandango.

Brenda además fue la actriz principal en “Fandango”. En la nueva obra, Ordaz no solo retoma la historia sino su personaje. Ella es Carmen, la “chismosa” del pueblo, la que lleva y trae rumores, dice y diretes. Pero es la narradora, la conexión de la historia. Ordaz también escribió la historia.

En “La Historia de un Inmigrante Zapoteco” se recrea la situación social del pueblo de origen. Sin esperanzas de un futuro mejor, Felipe decide ir a probar suerte al norte. Para ello habla primero con su familia, luego busca dinero prestado y más tarde consigue al “coyote”.

El cruce de la frontera es difícil y la nueva vida en Estados Unidos no es fácil. Para colmo, desde el pueblo llegan noticias poco alegres.

La virtud de la obra, protagonizada por jóvenes zapotecos de origen campesino, es reproducir las costumbres y los protocolos de una comunidad marginada tanto en México como en Estados Unidos.

La obra se presentó en un parque de Madera, California (Foto: Eduardo Stanley)

La obra se presentó en un
parque de Madera, California
(Foto: Eduardo Stanley)

A pesar de representar esta dura realidad, la obra tiene momentos en que la audiencia ríe y aplaude a los actores y actrices, que dieron lo mejor de sí en el escenario del Parque de la Corte, en el centro de Madera, un espacio público al que se intenta recuperar para expresiones de esta clase.

Los jóvenes actores tuvieron el apoyo del profesor Thomas-Whit Ellis, director de teatro de la Universidad Estatal de Fresno.

Un importante elemento a destacar es que a pesar de las limitaciones sociales, los jóvenes inmigrantes, especialmente aquellos de origen indígena, están escribiendo sus propias historias. “La Historia de un Inmigrante Zapoteco” es una prueba de ello.

Al mismo tiempo, esta experiencia cultural nos permite algunas reflexiones.

 

Al finalizar la obra, protagonizada  por jóvenes de origen zapoteco, Brenda Ordaz presenta asu "cast". (Foto: Eduardo Stanley)

Al finalizar la obra, protagonizada
por jóvenes de origen zapoteco,
Brenda Ordaz presenta asu “cast”.
(Foto: Eduardo Stanley)

Por ejemplo, existe talento e interés entre nuestros jóvenes de las áreas rurales por producir o involucrarse en actividades creativas. Sin embargo no existe ningún apoyo oficial para estas.

En ciudades como Madera —63.000 habitantes, 77 por ciento latinos y con alta presencia de indígenas oaxaqueños—, literalmente no hay nada que hacer. No debe sorprender que los jóvenes vean cómo sus ilusiones se van disipando con el tiempo. Ni siquiera existe un centro comunitario donde los jóvenes puedan reunirse.

Debido a que la mayoría de la población latina trabaja en el campo, o actividades relacionadas, y que muchos tienen limitaciones en el inglés y no saben cómo “navegar el sistema”, las posibilidades de negociar concesiones oficiales son muy limitadas. La comunidad inmigrante debería organizarse y comenzar a presionar al mundo oficial para lograr esas concesiones.

Sin dudas, al mismo tiempo que activistas y organizaciones piden una reforma migratoria, deberían también exigir espacios y posibilidades para el desarrollo cultural.

Después de todo, no solo de pan vive el hombre —y la mujer.

Voluntarias de Pan Valley que ayudaron a la presentación de la obra de teatro "La Historia de un Inmigrante Zapoteco", en Madera, el 3 de mayo, 2015. (Foto: Eduardo Stanley)

Voluntarias de Pan Valley
que ayudaron a la presentación
de la obra de teatro
“La Historia de un Inmigrante Zapoteco”,
en Madera, el 3 de mayo, 2015.
(Foto: Eduardo Stanley)

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.