Censo 2020: zonas rurales en peligro de menor conteo y sus consecuencias

Sandy Close, directora de Ethnic Media Services, facilitó la conferencia
dedicada a analizar aspectos del Censo 2020
y su importancia en zonas rurales.
(Foto: Eduardo Stanley)

Cada 10 años se realiza el Censo que consiste en contar a todas las personas que viven en el pais, sin consideración del estatus migratorio ni origen étnico, religioso o nacional.

Los datos obtenidos sirven para establecer los distritos electorales (diputados, cuyos distritos se establecen de acuerdo a la distribución de la población) y la entrega de fondos federales dedicados a programas como Head Start, Medicaid, y muchos más.

Por esta razón, organizaciones comunitarias hacen esfuerzos para colaborar en el conteo, tratando de llegar a zonas y personas que habitualmente no son contadas.

“Una persona no contada significa que se pierden $2.000 dólares por año por los siguientes 10 años en programas y servicios que seguramente dicha persona utiliza”, dijo Maria Lemus, asistente de la senadora estatal Melissa Hurtado, durante una reunión entre organizaciones comunitarias, funcionarios y medios de étnicos de comunicación, realizada en Visalia el viernes 15 de marzo, evento organizado por Ethnic Media Services.

La preocupación es que existen zonas donde el conteo es deficiente o limitado y que afecta de manera particular a zonas rurales, muy necesitadas de servicios para apoyo a la población.

“Historicamente, California ha tenido un alto porcentaje de personas no contadas”, dijo el profesor Edward Flores, sociólogo de UC Merced. “En 1990 se estima que un 2.7% de la población estatal no fue contada. En ese año fue el único estado en perder un diputado”.

Profesor Edward Flores.
(Foto: Eduardo Stanley)

Las zonas rurales son las de mayor riesgo de no-conteo debido a varias razones, pero según el profesor Flores, una de las principales causas es la complejidad de las familias. El denomina “subfamilias” a aquellas personas o familias que viven en casa de otra familia. Muchas de estas personas no son contadas en el censo.

En California hay 2.8 miembros en cada familia, mientras que a nivel nacional es 2.5. El estado dorado tiene 9.3 subfamilias por cada 100 familias, mientras que a nivel nacional el promedio es de 6.3 por cada 100 familias.

En las zonas rurales las familias son mas numerosas: hay 3.0 personas en cada familia. En el condado de Tulare, por ejemplo, hay 3.5 personas en cada familia y 12 subfamilias por cada 100 familias. 

En el Valle Imperial y de San Joaquín, 1 de cada 5 miembros de subfamilias son niños de 0-4 años y este es el sector que menos se cuenta en el censo.

A esta complejidad hay que agregarle que en las zonas rurales existe un alto porcentaje de inmigrantes, muchos de los cuales no hablan inglés.

Para el Censo 2020, California destinará más de $150 millones para intentar un mejor conteo de su población. Incluso abrió una oficina y tiene representantes en varias regiones del estado.

Para el próximo censo, el conteo se realizara entre el 1 de abril y el 1 de septiembre de 2020. Para Eddie Valero, Supervisor del Condado de Tulare, la preocupación es que en esta oportunidad el conteo se realizará por el internet y no por el medio tradicional de llenar una forma y enviarla por correo o responder a las preguntas de los representantes del censo que visitan casas.

Eddie Valero, Supervisor del Condado de Tulare.
(Foto: Eduardo Stanley)

“El censo es muy importante para nuestra democracia, tememos perder fondos federales si nuestra gente no es bien contada”, dijo Valero. “Tenemos que organizar coalisiones e informar a la gente que participe”.

Con igual espíritu, el alcalde de Farmersville, condado de Tulare, Greg Gomez, aseguró que las ciudades deben involucrarse ya que se corre el riesgo de perder fondos y servicios para jubilados y ancianos, préstamos hipotecarios, fondos para bibliotecas, y más.

Precisamente Gomez sugirió que las bibliotecas públicas dediquen un día para ayudar a las personas a participar en el censo. 

Farmersville es la única ciudad del estado que aprobó una resolución rechazando la idea del gobierno federal de incluir en el censo una pregunta sobre el estado migratorio de las personas contadas. Esta idea fue rechazada por un juez pero la Corte Suprema podría decidir este verano sobre el tema. Líderes latinos temen que si se incluye esta preguna, miles de personas no quieran participar en el conteo.

Irma Medellín, una reconocida activista de Lindsay, condado de Tulare, ofreció un ejemplo de las limitaciones del conteo y cómo afecta a zonas rurales y comunidades pequeñas. En 2011, ella y un grupo de voluntarios realizó un conteo de niños en Plainview, condado de Tulare, para solicitar la creación de un parque.

“El 50% de los residentes de esa comunidad son niños, y eso no estaba reflejado en el Censo 2010!”, comentó Medellín, creadora de la organización Quinto Sol. 

Y precisamente los niños son los que más podrían beneficiarse de programas y servicios si los fondos federales llegan a destino gracias a un conteo correcto.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.